29 de febrero de 2024

Últimos Tiempos

Como vivir los últimos tiempos

Extraído del libro «¡Convertíos! Se acerca el Reino de Dios» de Moisés María Aja de la Cruz

Recomendación

Para comprender adecuadamente el contenido de estos artículos recomendamos enfáticamente leerlos en el orden establecido, siguiendo para ello los links «Tema siguiente», ya el contenido de cada artículo hace uso de conceptos definidos en artículos anteriores.

Puedes descargar el libro completo en el link al final de cada artículo.

La lectura de contenidos específicos solo se recomienda como forma de ulterior comprensión, una vez leído el cuerpo del libro.

En este estudio, no trato de ofrecer un simple relato de hechos pasados o de hipótesis futuras. Ponerse en contacto con el Mensaje ha de movernos a meditarlo, a extraer consecuencias para la vida personal; por eso hay párrafos de enseñanza que he considerado oportunos para los que no hayan podido conocerlos hasta ahora.   

Mucho se ha escrito sobre las Apariciones de Garabandal, especialmente en lo más llamativo a la vista: Las marchas extáticas, el caminar de espaldas, la ingravidez cuando las niñas se levantan entre sí, la ausencia de reacción de las videntes en éxtasis ante los estímulos externos; el devolver a sus dueños -con acierto y sin mirarles- objetos besados por la Virgen, la cercanía de la Madre de Dios en los diálogos cordiales y sencillos con las niñas,…

Sin embargo, muchas veces marginan el aspecto escatológico. Hay miedo a expresiones como “Ya sólo quedan tres Papas y luego el Final de los Tiempos” o “muchos cardenales, obispos y sacerdotes van por el camino de la perdición”; esto se hace a pesar de ser cierto, actual y el aspecto más urgente: el núcleo del Mensaje.

Hoy se escribe sobre Garabandal uniendo su Mensaje a los habidos en otros lugares del Mundo. Es lógico, pues nadie tiene el monopolio del Espíritu Santo. Por mi parte, me siento en el deber de dar mi humilde opinión, siguiendo lo que el mismo Espíritu nos ordena a todos: “No retengas la Palabra salvadora. No ocultes tu sabiduría” (Ecco 4,28). “Exhortaos mutuamente cada día…a fin de que ninguno de vosotros se endurezca con el engaño del pecado” (Heb 3,13; vt. Col 3,16).; porque “No se enciende una luz para colocarla debajo del celemín sino sobre el candelero, para que alumbre a cuantos hay en la casa” (Mt 5,15).“¡Ay de mí si no evangelizara!” (1Cor 9,16).  

Sí. No hemos de hacer caso a los que invierten el Evangelio diciendo que “el proselitismo es una solemne tontería”, ni a los que dicen que a los lugares de apariciones hay que acudir en silencio. ¡Qué más quiere el Diablo! Por el contrario, es hora de que las personas sencillas hablen y denuncien las obras de las tinieblas. Es hora de obedecer a la Reina de los Profetas: “Llamo a los Apóstoles de los Últimos Tiempos, los fieles discípulos de Jesucristo…Ya es hora de que salgan y vengan a iluminar la Tierra…Que vuestro celo os haga hambrientos de la Gloria de Dios y de la honra de Jesucristo. Pelead, hijos de la Luz.”[1]  

Así pues, no voy a hacer un relato general de lo ocurrido en Garabandal. Ya hay mucha literatura al respecto.[2] Me centraré en lo apocalíptico del Mensaje allí y en otros lugares. Y no comparto el falso tópico que dice: “Prefiero equivocarme con la Iglesia antes que acertar contra la Iglesia”. Porque el que acierta, nunca está contra la Iglesia; al contrario: está con Dios, que es la Verdad; y hace bien a la Iglesia que ha de vivir y predicar la Verdad. Pablo no estaba contra la Iglesia cuando subió a Antioquía para corregir a Pedro “en su misma cara,(ante todos) porque se había hecho reprensible” (Gal 2,11-14).

Pues bien, consciente de que LA VERDAD NOS HACE LIBRES (Jn 8,32) no caeré en la tentación de una falsa prudencia, ropaje de la cobardía, para ser testigo de la Luz. No utilizaré eufemismos ni anestesia para no hacer daño; no hay tiempo para ello. Es hora de predicar con crudeza la Verdad, como S. Juan Bautista, en el desierto de la Apostasía actual: “Convertíos. Se acerca el Reino de DiosPreparad el Camino del Señor, allanad sus senderos…” (Mt 3, 2-3). Es hora de llamar raza de víboras” (v.7) a los nuevos fariseos que pervierten la Sana Doctrina (2Tim 4,3) y que han copado “la Cátedra de Moisés” (Mt 23,2). Es urgente anunciar que Ya toca el hacha la raíz de los árboles, y todo árbol que no dé buen fruto será talado y echado al fuego (Mt 3,1-10).

Hemos de considerar también lo que nos dice el Espíritu Santo: “Conocemos imperfectamente e imperfectamente profetizamos (1Cor13,9). “No apaguéis al Espíritu, no despreciéis las profecías. Pero examinadlo todo y quedaos con lo bueno”. (1Tes 5, 19-21). “El que profetiza edifica a la Iglesia” (1Cor 14,3).

Nos anuncia que las revelaciones privadas son imperfectas, sí; pero pecan los pastores que las rechazan sin estudiarlas. ¿No es oponerse al Espíritu Santo que es quien otorga ese carisma? A uno le es dada por el Espíritu la palabra de sabiduría;a otro don de curar enfermos,…a otro poder para hacer milagros; a otro el don de profecía, a otro discreción de espíritus, …” (1Cor 12, 8-10).

Muchos fieles sin formación toman como Palabra de Dios todo lo que sale de la boca de los videntes; y esto no es exacto. Sólo la Sagrada Escritura o Biblia (Revelación Pública) es inerrante (sin posibilidad de error); Ella es el único “Libro de la Verdad”. Las revelaciones privadas (visiones, locuciones,…) pueden sufrir interferencias de la memoria y el entendimiento del místico, incluso del demonio, que sabe disfrazarse “de ángel de luz” (2Cor 11,14). A veces hay profecías condicionadas a la respuesta de los fieles como fue el caso de Jonás en Nínive.

A comienzos de la Iglesia, Juan Bautista y los apóstoles anunciaban que “se acerca el Reino de Dios” (Mt 3,2: 10,7). Cristo llegaba para enseñar a los hombres el Camino. Ahora hay que predicar que de nuevo se acerca; esta vez, para examinar a los hombres de lo que han aprendido, juzgar a los que se han extraviado, y recoger los frutos de 2000 años de enseñanza. Y todos estamos llamados a imitar a Juan Bautista.  


[1] Mensaje de la Salette, p. 27 del Secreto, ord. Por el P. J. Luis de Urrutia SI

[2] Recomendamos el libro “Memorias de un cura de aldea”, del P. José Ramón García de la Riva.

Tema anterior Tema siguiente


Vídeos y artículos sugeridos

Documental Apariciones de Garabandal

Vídeos y artículos sugeridos ¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces: Palabras …

Las profecías católicas sobre los últimos tiempos.

Índice La crisis de la Iglesia Un gran Castigo universal Un Hombre Providencial Los Apóstoles de los Últimos Tiempos El …

Profecías de Nuestra Señora del Buen Suceso en Quito y su importancia actual

[Tomado y resumido, de Cari Filii – 21 septiembre 2018 A finales de 1576, un barco español se dirigía a …

Big Reset Movie

Vídeos y artículos sugeridos ¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces: Palabras …

Fulton Sheen, Anticristo, lucha entre falsa iglesia y la verdadera Iglesia remanente fiel en los últimos tiempos

Vídeos y artículos sugeridos ¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces: Palabras …

¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces:

, , , , ,

Descarga el PDF del libro completo


Palabras clave

#Garabandal #ultimostiempos


Información importante

¿Tienes alguna sugerencia o has visto algún error en la página?

Te agracederías que nos lo comunicaces en los comentarios

Si prefieres contactarnos, completa el formulario de contacto aqui!


Temas de discusión

Aqui te proponemos algunas preguntas para promover el intercambio de opiniones

Nota: Todos los comentarios que sean irrespetuosos en cualquiera de sus formas no serán aprobados y serán removidos permanentemente

Pregunta: ¿?